07 octubre, 2013

Cómo ser una persona organizada

Si la falta de organización te está afectando en tu vida diaria  y haces grandes esfuerzos por reorganizar tus cosas y no lo logras, debes definir tus prioridades y lo más importante, tus hábitos.
Cómo ser una persona organizada



Organiza tu espacio 


Ya sea tu casa, tu cocina, tu oficina, tu computadora, tu armario, tu escritorio o tu casillero, necesitas saber lo que está allí.

  1. Haz a un lado lo que no uses a menudo (o colócalo eficientemente en un depósito) y dale a todo lo demás un espacio conveniente. 
  2. Utiliza un temporizador. Coloca el temporizador (muchos celulares tienen esa función) de modo que mida el tiempo en que una tarea debe ser realizada, luego trabaja sin descanso hasta tenerla hecha en el tiempo programado. 
  3. Ten todas las cuentas a la vista. Abre todo el correo o notificaciónes que tengas acerca de una deuda. Tira todos los papeles que no sean importantes como el sobre o alguna publicidad y mantén la cuenta o factura en un lugar visible.

Coloca todo de vuelta


Ahora mismo. Una vez que hayas establecido el lugar de cada cosa, necesitarás crear el hábito de regresar las cosas a su lugar tan pronto como dejes de usarlas. No las pongas en la cocina, el garaje o en algún otro lugar pensando que las recogerás luego. Este hábito es muy malo. Después se te olvida.

  1. Coloca tus llaves en el mismo lugar. 
  2. Coloca tu teléfono celular en el mismo lugar. De la misma forma, carga tu celular en el mismo sitio cada vez. No andes acarreando el cargador por toda la casa. 
  3. Está atento donde coloques las cosas. Las cosas se pierden con frecuencia cuando las dejamos en algún sitio mientras uno está distraído con la mente divagando en otros asuntos. 

Utiliza recordatorios



  1. Consigue un calendario y colócalo en un lugar visible de la casa de modo que puedas verlo todos los días, preferiblemente en las mañanas. Para la mayor parte de la gente, este lugar es el refrigerador, encima del escritorio o en tu computadora. 
    • Crea el hábito de verlo todos los días sin importar dónde lo pongas. Por ejemplo, puedes poner un calendario en el baño, en el gabinete.  Cada mañana, cuando te estés cepillando los dientes con una mano, podrás revisar la fecha de hoy y ver qué fue lo que marcaste para el siguiente día o semana. 
  2. Usa una agenda. Una agenda es especialmente útil si tienes muchas citas y tus días son tan variados que tienes problemas recordándolas. Por ejemplo, si viajas mucho o tienes varias clases a las cuales asistir al día, es mucho más sencillo llevar una agenda contigo y consultarla frecuentemente. No puedes hacer esto con un calendario, además siempre es posible poner más información en una agenda. 
    • Combina actividades similares. Haz todas tus llamadas telefónicas al mismo tiempo. Haz todos los mandados a la vez. Ve de compras sólo una vez y cuando lo necesites. 
    • Lleva un registro de lo que haces. 
  3. Cualquier cosa que necesite ser recordada debe ser anotada en alguna parte. Aun si tu memoria es de las mejores, nadie es perfecto y no daña a nadie que registres lo que haces en un papel, solo por si acaso. Registras los números, citas, cumpleaños, lista de compras y lista de cosas por hacer.

Crea listas de actividades 



  1. Haz una lista de actividades para tu día. No deberías escribir más de 5 tareas en esa lista o estarás acaparando demasiado y colocándote en las puertas del fracaso. Marca uno o dos de esas tareas de las cuales existe seguridad que llevarás a cabo y trabaja duro hasta que las hayas completado. 
  2. Haz una lista de actividades para la semana. Lista aquí las tareas apropiadas. Ir de compras al mercado, arreglar el aire acondicionado, etc. De esta lista saldrá la lista diaria de actividades. Haz una lista de actividades para el mes. Esta lista debe tener tareas generales como: regalos para tal o cual persona, llevar el auto al mecánico, cita con el dentista. De esta lista saldrá la lista semanal de actividades. 
  3. Haz una lista de actividades de por vida. Drástico, sí, pero ¿no sería bueno usar este tiempo para repensar tu vida y ver adónde va? Ser organizado tiene que ver con tener prioridades y nunca hace mal reorganizar tu vida. 

Ahorra tiempo

  1. Delega responsabilidades. Asegúrate que la persona a la cual estás delegando esta tarea tiene todas las herramientas necesarias para realizarla. Es difícil estar organizado si insistes en hacer "todo" tú mismo.
  2. Recurre a hacer varias tareas a la vez. Organiza un cajón mientras estás hablando por teléfono. Dobla las toallas mientras miras la televisión. Escucha libros leídos mientras estás manejando, etc. Usa tu imaginación para evitar los tiempos muertos en los cuales no haces nada más que esperar a que una tarea se concluya. 
  3. Persevera. No tiene sentido que crees una lista de actividades si no tienes la disciplina para seguirla hasta el final. Hay muchas formas de recordar las tareas que ya has escrito. Evita por todos los medios posponer tareas, remueve o ignora cualquier distracción. 

Consejos adicionales



  • Es una buena idea que tengas una libreta y un lapicero a mano todo el tiempo, de modo que puedas escribir lo que necesitas cuando sea necesario. Si tu agenda es lo suficientemente compacta, puede servir para este propósito. 
  • Otra buena idea es tener una aplicación en tu dispositivo para llevar el control de las tareas que debes llevar a cabo. 
  • Cuando estés haciendo los quehaceres de la casa, haz un mapa y traza la ruta más eficiente para hacerlo reduciendo la charla superflua al mínimo. 
  • No te desvíes y ten siempre en mente tu objetivo. Si algo viene a tu mente, anótalo en tu libreta y prográmalo para más tarde. 
  • Las pequeñas notas son tus amigas. Colócalas en lugares ingeniosos como recordatorios. Por ejemplo, si necesitas lavar tu auto, entonces pon una nota en el volante.


Entrada destacada

Cómo tratar el acné con aceite de coco

Licencia Creative Commons