10 septiembre, 2014

Cómo saber si la miel es pura

Las imitaciones o mezclas de miel se han convertido en algo bastante común en el mercado, a pesar de que la mayor parte de nosotros busca miel 100% natural. El problema con esto es que, desafortunadamente, la miel natural y la mezclada pueden ser confundidas muy fácilmente. Si las vemos en el mostrador, no es posible decir cuál es pura y cuál no lo es. Sin embargo, existen algunas formas de saber si la miel que compramos es pura y no mezclada.
Cómo saber si la miel es pura
CC por kthread

Formas de determinar la pureza

  1. Revisa la etiqueta. Te sorprenderías de la cantidad de gente que no observa la etiqueta antes de comprar algo y luego reclaman porque les dieron algo que no estaban buscando. Revisa alrededor del nombre de la marca y de la lista de ingredientes (si es que hay una) y busca la lista de aditivos. Las compañías deberían listar los ingredientes en la etiqueta, aunque esto no es una obligación en ciertos países. 
  2. El test del vaso del agua. Toma un vaso de agua. Toma un cuchara de miel. Esto es todo lo que necesitarás para este experimento. Vacía la miel en el agua. Si la miel es impura, se disolverá en el agua. El aditivo más común para la miel es la melaza (jarabe de azúcar moreno), que se disuelve en el agua. Si es pura, entonces la miel se quedará junta y se hundirá como un sólido bloque en el fondo del vaso. 
    Cómo saber si la miel es pura
       CC por  justmakeit
    1. El test del fuego. Consigue un encendedor y una vela con un pabilo mecha de algodón. Este es el mejor test si no tienes mucha miel para desperdiciar. Sumerge el pabilo en la miel y retira sacude el exceso. Trata de encender la mecha. Si se quema, entonces es miel cien por ciento. Si se resiste a ser quemada, entonces la presencia de agua no está dejando que el pabilo se encienda. (Si existe solamente una pequeña cantidad de miel en el pabilo, puede que encienda. Sólo que se producirá un sonido raro y lo mejor será empezar de nuevo, sólo que esta vez con más miel). 
    2. El test de la absorción. Deja caer unas cuantas gotas de miel en papel secante y observa si se absorbe. Si la miel es absorbida entonces no es pura. Si no tienes papel secante, echa un poco de miel en una prenda blanca y luego limpia la prenda. Si queda alguna mancha en la prenda debido a la miel, entonces la miel muy probablemente no sea pura. 
    3. El test de la mezcla. Mezcla partes iguales de miel y de alcohol (metanol). Remueve bien. La miel pura se asentará en el fondo. Si la miel es impura, es mucho más probable que se mantenga disuelta en la solución y haga que ésta tenga un color lechoso. 

    Entrada destacada

    Cómo tratar el acné con aceite de coco

    Licencia Creative Commons