11 marzo, 2017

Cómo evitar el alcoholismo

El alcoholismo podría acercarse sigilosamente si no eres cuidadoso. Si tu vida social se desenvuelve en bares y tienes una fiesta de cerveza de barril cada fin de semana, será difícil tener todo bajo control. Hacer cambios en la rutina y organizar un buen plan para reducir tu consumo será un buen primer paso. Cuando alguna vez creas que hayas sobrepasado el límite de beber casualmente y consumas alcohol de manera excesiva, será hora de pedir ayuda. Sigue leyendo para que aprendas más a dominar tus hábitos de bebida para que alcoholismo no se vuelva una realidad.
CC-by-sa-2.0


Evita las situaciones que te puedan llevar a beber

  1. Mantén el licor fuera de casa. Será más factible que el licor se vuelva un hábito insidioso y diario si lo tienes a la mano todo el tiempo. Si tu armario de licores está siempre lleno, de seguro habrá algún vino a medias que podrías terminar o un six-pack de cervezas enfriándose en el refrigerador, por lo que evitar beber será muy difícil. Lo primero que hay que hacer para que el alcoholismo se vuelva una realidad en tu vida es no tener licor en casa si no hay ningún motivo social inmediato. Si no quieres dejar de tomar por completo, sólo debes reducir tu consumo de forma que sea saludable. No estar rodeado de este producto será un buen primer paso.
    • Llena tu cocina con otras bebidas deliciosas en lugar de alcohol para cuando quieras tomar una bebida tranquilizante. El té, el agua con gas, la soda de limón, entre otras serán más saludables que el licor.
    • Si tienes una fiesta y sobra mucho alcohol, regálalo a los amigos. Si no, tíralo por el fregadero. No te dejes engañar creyendo que tienes que terminarlo para no desperdiciar.
  2. Evita beber cuando  decaído. Beber cuando uno se siente aburrido, solitario, estresado o triste, podría crear una dependencia alcohol. Ya que este es un depresivo, en realidad podría empeorar todo. Bebe sólo en reuniones y haya un motivo para celebrar.
  3. No tomes a grandes tragos. Si tiendes a tragarte las bebidas, será más probable que te pases de copas en las reuniones. Ve más lentamente evitando los tragos combinados, para si son dulces ocultan el alcohol y te despistan. Toma agua o algo sin licor después de cada una de las bebida que contengan alcohol que tomes.
    • No participes en ninguna competencia de bebidas ni ninguna actividad en la que se tenga que tomar cantidades excesivas de alcohol en un periodo corto de tiempo.
  4. Evita los bares lo más que puedas. Ya que el objetivo de los bares es vender alcohol, te sentirás automáticamente presionado a comprar uno.
    • Si te invitan a a celebrar en algún bar, pide agua carbonatada o alguna bebida que no contenga alcohol. Si venden comida, pide algo especial para que aun así creas que te darás un gustito.
  5. Si vas a algún bar, escoge los establecimientos que tengan otras opciones además de la bebida. Así te puedes distraer de beber, por ejemplo, jugando billar.
  6. Haz actividades en las que no se beba alcohol.  Proponle actividades a tus amigos para cuando se vuelvan a reunir. Podrías jugar algo en grupo, ir a caminar, montar en bicicleta, ir al cine o al teatro, ir a un show de música o exhibición de arte, etc. El objetivo es que no vendan alcohol.
  7. Pasa tu tiempo con gente que no tome licor. Algunos insistirán en que bebas, tal vez esconderán el licor en el cine o llevarán el licor a la caminata. Si de verdad quieres dejar el alcohol, busca otras personas que quizá estén en la mismas circunstancias. De esa manera evitarás que haya alcohol cada vez que quieras hacer algo divertido.
  8. Empieza a ejercitarte. Los ejercicios son excelentes para que te ayuden a evitar tomar. La bebida hace que mucha gente se sienta lenta y aletargada, además podría también producir hinchazón y engordar. Si te trazas la meta de estar en buena forma físicamente, pronto te frustrará lo que hace el alcohol en el proceso de mejorar. Prueba inscribirte a alguna carrera corta o unirte a un equipo de baloncesto o fútbol de tu comunidad, o bien algo que te llame la atención. Pronto descubrirás que evitarás el alcohol la noche anterior a cuando necesites el mejor estado físico.
  9. Está atento al síndrome de abstinencia. Este hace que te tiemblen las manos, te da irritabilidad, cnasancio, dificultad para dormir o concentrarte y pesadillas. Los peores síntomas, y para los que quizá necesites apoyo médico, son sudor, náuseas y vómitos, dolores de cabeza, inapetencia, taquicardia.

Anticipa las tentaciones y haz un plan para evitarlas

  1. Decide cuánto alcohol es mucho. Prevenir el alcoholismo es una tarea más difícil para algunos que para otros. Algunos son capaces de beber diariamente sin sentir que algo está mal. Para otros, beber a diario aumenta su tolerancia al punto que será difícil tomar sólo un trago, lo cual podría conllevar a beber en exceso y al final al alcoholismo. Conocer la cantidad que puedes consumir antes de que todo salga fuera de control será esencial para evitar el alcoholismo.
    • Beber moderadamente equivale a 1 bebida diaria para las mujeres y 2 bebidas diarias para los hombres. Al tomar más que esa recomendación frecuentemente, en especial por un tiempo constante, tendrás más riesgos de ser alcohólico.
    • Tendrás más riesgos de desarrollar una dependencia en el caso de que en tu familia haya habido casos de alcoholismo, de depresión o si se mezclaba alcohol y medicinas.
    • Si no puedes limitar tu consumo a un nivel bajo sin sentir los síntomas de la abstinencia, no podrás negarte a beber, te desmayarás o experimentarás otros signos del alcoholismo, deberás buscar ayuda de inmediato.
  2. Escribe tu meta. Si la meta es tomar máximo 3 tragos a la semana, escribe: “Sólo tomaré 3 tragos por semana”. Debes hacer el compromiso de cumplir lo que hayas escrito. Pon el papel en un lugar visible o llévalo con tus pertenencias habituales para que te recuerde diariamente que has tomado la decisión de reducir la bebida o dejarla. No será fácil, pero volcar tu promesa en papel podría ser de gran ayuda.
  3. Lleva un diario de las cantidades de alcohol que bebas. Cada vez que bebas un trago, escríbelo en tu diario. Escribe la razón por la que tomaste: ¿Qué sensaciones tuviste antes de beberlo? ¿Pudiste cumplir la cantidad asignada de tragos? ¿Cómo te sentiste?
    • Anota lo que te dio la pauta y la ocasión en las que fue extremadamente difícil no tomar. Mientras pasan las semanas, deberás empezar a aprender qué evitar.
    • Observa los patrones de tus emociones. Si bebes más cuando estás bajo estrés, procura ejecutar un plan la próxima vez que la vida se vuelva caótica. Asegúrate de alimentarte bien, de dormir lo suficiente y en general de cuidar de tu persona para que seas menos propenso a la bebida.
  4. Evita por completa el alcohol por periodos de tiempo. Un tiempo prudente podría ser una o dos semanas. De esta manera, tu organismo descansará y cambiarás de rutina durante un tiempo. Si tienes el hábito de tomarte una cerveza todas las noches, evitarlo por un tiempo va a cambiar tu manera de pensar y te darás cuenta de que no necesitas tomarte esa cerveza diariamente.
  5. Lleva un control de tus logros. Durante todo el proceso para beber menos, haz notas de tu progreso de cada semana. ¿Sientes que controlas us hábitos de bebida? ¿Has podido reducir exitosamente tu consumo a la cantidad que te propusiste? ¿Te sientes capaz de lidiar con tus impulsos y antojos? Si te das cuenta que no tienes el control de lo que tomas aunque te hays esforzado, podría ser hora de pedir ayuda.

No te opongas a la idea de buscar ayuda

  1. No te niegues a aceptar ayuda. Busca ayuda de inmediato si consideras que no tienes el control de lo que tomas. Si tienes los problemas a continuación, es probable que estés consumiendo alcohol excesivamente, lo cual te expondrá a mayores riesgos de desarrollar una adicción:
    • No puedes evitar tomar un trago sin tener que beber más hasta embriagarte.
    • Haz descuidado tus responsabilidades por tomar. Quizá las hayas descuidado porque estás muy ocupado tomando o por las resacas que te impiden que vayas al trabajo o a estudiar.
    • Bebes alcohol mientras conduces u operas máquinas, aunque sepas que es ilegal y extremadamente peligroso.
    • Tienes un problema con la justicia debido a tus hábitos de consumo. Tal vez te hayas tenido arrestos por ebriedad en la vía pública, te hayas peleado mientras estabas en estado de ebriedad, te hayan impuesto una infracción, etc.
    • Sigues bebiendo aunque las personas de tu entorno te han dicho que les preocupas. Cuando el alcohol se convierte en algo tan problemático que los demás lo notan, deberás buscar ayuda.
    • Usas el alcohol como un medio para hacerle frente a los problemas. Es extremadamente perjudicial tomar por estrés, depresión u otras cosas que te hacen sentir mal, y si tiendes a hacerlo, deberás buscar ayuda.
    • Tienes algunos signos de advertencia del alcoholismo como antojos, irritabilidad, cambios de humor, beber solo y/o en secreto, beber bebidas de un solo trago, depresión, temblores, etc.
  2. Averigua sobre Alcohólicos Anónimos (AA). Su programa de los 12 pasos ha ayudado a mucha gente que consume licor excesivamente a lidiar con el problema. Aunque no creas ser un verdadero alcohólico, hacer el programa te ayudará a evitar empeorar Tendrás que asistir a las reuniones y conseguir un patrocinador de AA a quien puedas acudir si tienes antojos y pierdas el norte.
    • Es probable que te des cuenta de que ya no te es posible beber de manera segura, así que será importante que cuentes con un sistema para apoyarte y  que te ayude a enfrentar la realidad. Para encontrar un grupo de apoyo de AA en tu área, haz una búsqueda en Internet.
  3. Visita a terapeuta. La atención personalizada de un terapeuta puede ser una buena idea a la hora de hacerle frente a un problema de bebida. El motivo por el cual bebes tanto podría deberse a problemas que son profundos y haya que resolver antes de que puedas dejar el hábito. Si tomas por algún trauma, estrés extremo, enfermedad mental y otro motivo que necesita el tratamiento de un profesional, entonces tener este apoyo personalizado es importante para recuperarte.
  4. Busca apoyo de familia y amigos. Evitar el alcohol es muy difícil para hacerlo por tu cuenta. Cuéntales que vas a pedir ayuda para dejar de tomar, y pídeles que te den su apoyo durante el proceso no invitándote a bares ni dándote alcohol. Pregúntales si pueden hacer cosas juntos en las que no haya licor de por medio.

Algunas cosas que debes tomar en cuenta

  • Tomar nunca es una necesidad. Deberás evitarlo por completo o probar unas alternativas libres de alcohol (ten en mente que algunas de estas tienen una pequeña cantidad de alcohol).
  • El alcohol suprime las inhibiciones. Tal vez hagas muchas cosas que en circunstancias normales evitarías al estar bajo la influencia del alcohol.
  • El alcohol es un depresivo. Sólo te deprimirá más.
  • Si crees que tienes un problema con la bebida y te sientes fuera de control, pide ayuda.
  • No bebas frente a los niños.
  • Toma mucha agua..
  • No bebas todos los días.
  • Bebe lentamente.

Entrada destacada

Cómo tratar el acné con aceite de coco

Licencia Creative Commons