17 marzo, 2017

Cómo vivir modestamente

La gente siempre asegura que quisieran tener más dinero. No sólo tener más dinero, sino ganar más. Hablan de la necesidad de conseguir un trabajo mejor remunerado, de cómo apenas pueden permitirse pagar las facturas y de que si ganaran más dinero cada mes, la mayoría de sus problemas se resolverían. Sin embargo, tener más dinero puede, en muchas situaciones, empeorar las cosas. No es más que un simple hecho comprobado que la mayoría de los ganadores de la lotería terminan en la ruina, no porque tengan demasiado dinero, sino porque usan ese dinero para ahogarse en una piscina de deudas. Muchas de las personas adineradas tienen éxito gracias a su sentido del ahorro.
cc-by2.0

Algunos consejos para vivir modestamente


  1.  Consigue un extracto detallado de tus compras mensuales actuales y analízalo bien. ¿Cuáles son las cosas que compras más a menudo? ¿Qué cosas compras constantemente que se pueden considerar “extra”? Está bien ir disminuyendo las compras poco a poco; el objetivo no es alterar tu estilo de vida, sino reducir los gastos que implica. 
  2. Acostúmbrate a controlar tus finanzas de forma semanal. Guarda 20 a 30 minutos a la semana para controlar tu dinero. Examina en qué te gastas el dinero y lo que has ahorrado y lleva un control. Incluso si no tienes necesariamente un día perfecto, las notas que tomes y analices te ayudarán a la larga. 
    • Puede parecer que las personas adineradas nunca se preocupan de su dinero, pero llevan un control exhaustivo sobre su situación financiera. Existen varias formas de hacerlo: Quicken, Microsoft Money, Mint, Wesabe, Geezeo, o una simple hoja de Excel. 
  3. Una forma de controlar las facturas es programar pagos automáticos. Es mucho mejor arreglárselas hasta que ajustes que no realizar un pago aquí o allá y tener la tarjeta en números rojos o un impago. También podrás juzgar cuál es tu presupuesto y cuánto dinero te queda, para ponerlo a salvo de forma preventiva. Así no tendrás que preocuparte por él. 
    • Nota importante: Mantén notas específicas sobre todas tus facturas programadas de con pago automático. Consultarás esto cada vez que necesites pagar otros artículos, como la compra semanal. Lleva un control exhaustivo hasta que tengas el hábito de reconocer cuánto tienes cada mes. 
  4. Necesitas ser diligente en cuanto a cumplir esto y te sentirás como si hubieras estado gastando a lo loco. Edúcate. Sí, es difícil e incluso aburrido a veces. Pero de nuevo: 1) si fuera fácil, ya lo estarías haciendo y no leyendo esto; 2) al final se convertirá en un hábito y con el tiempo realmente valdrá la pena. 
  5. Ten cuidado con las tentaciones inevitables. ¿Qué ocurre cuándo tenemos un poco de dinero extra a nuestro favor? Este tipo de cosas pasan de vez en cuando y el mejor consejo es guardarlo todo e intentar no perderlo. Coloca un fondo de ahorros de emergencia en un interés alto en una cuenta de ahorros con tu banco  y olvídate de él. Es difícil conseguir esto pero estarás absolutamente agradecido cuando llegue el momento. Si ya lo estás maximizando, mételo en un fondo de inversión. 
    • Cualquier cosa irá bien, excepto tenerlo aparcado en la cuenta corriente y teniendo acceso a él a través de tu tarjeta de débito. Lo mismo se aplica con cualquier ganancia inesperada o subida de sueldo. Se disciplinado y simplemente inténtalo. Te sorprenderás con los resultados. 
  6. Aprovéchate de lo que ya estás haciendo y sé disciplinado y puede que encuentres unas pocas sorpresas económicas en tu mano. ¡No te vayas a lo barato!

Entrada destacada

Cómo tratar el acné con aceite de coco

Licencia Creative Commons