12 abril, 2017

Cómo pintar madera

Aparte de caminar y tal vez andar en bicicleta, pintar madera es una de las cosas más fáciles de hacer. Este podría ser el caso si la madera que estás pintando está conectada a una vieja granja. Cuando te dispones a pintar madera, tienes dos opciones: hacerlo bien o de manera descuidada. Debes esforzarte para hacerlo de la mejor manera que puedes, así que con un poco de paciencia y una buena técnica puedes pintar madera tan bien como cualquier profesional.
cc-by-nd-2.0


Pintar la madera


  1. Tómate tu tiempo para preparar la madera que vas a pintar. Este es probablemente el paso más ignorado y el más crítico. Al igual que un gran artista, tu trabajo es tan bueno como el lienzo sobre el cual tu creación se lleva a la vida. La pintura no llenará las grietas, abolladuras, agujeros u otras imperfecciones en la madera. Mantenlos ocultos después de que se seque. De hecho, esas imperfecciones probablemente serán más evidentes. 
    • Quita la pintura existente (si la hay). Utiliza una espátula rígida o una para enmasillar para pelar la pintura existente, en la medida de lo posible. 
    • A menos que la superficie existente tenga una mancha a base de aceite, no uses removedores químicos. Raspa tanto como sea posible y luego usa un TSP (fosfato trisódico) para limpiar el resto de la pintura suelta y la suciedad. Enjuague bien. 
    • Rellena todos los golpes y arañazos profundos con una masilla de madera de calidad. Utiliza una espátula para enmasillar y rellena todas las áreas que requieran atención. Es mejor utilizar demasiado material en este paso que no usar lo suficiente. Lija el área después de que se seque y se endurezca. 
    • Usa un compuesto sellador y reparador de grietas para rellenar pequeños rasguños.
  2. Lija las superficies donde utilizaste masilla o relleno. Usa un papel lija de grado pequeño para este paso. 
  3. Usa la lija en el sentido de la veta de la madera no en contra de ella. 
  4. Usa una lija de un grado más duro para lijar las marcas antiguas de pincel. Estas deben ser lijadas en su totalidad. 
  5. Enmasilla las zonas con grietas largas y profundas. Puedes usar un objeto esférico pequeño para aplicar uniformemente la masilla. 
  6. Humedece un trapo y limpia el exceso de aserrín, tierra, arena, etc. Estas partículas pueden afectar la calidad de tu trabajo si pintas sobre ellas.
  7. Tómate tu tiempo para pintar correctamente. 
    • Usa brochas de buena calidad. Usa una pintura de secado lento (no de látex), a menos que uses un aditivo para acelerar el secado. Las pinturas que se secan lentamente dejan menos marcas visibles del uso de la brocha. 
    • Presiona con la brocha empezando desde la parte de arriba y moviéndote hacia abajo por la madera. Repítelo de 3 a 4 veces sin dejar pasar mucho tiempo entre una capa y otra. 
    • No esperes más de un minuto y con una brocha seca levanta las cerdas que queden sobre la madera pintada. 
  8. Haz movimientos largos al usar la brocha. Las marcas en la pintura del uso de la brocha van desapareciendo conforme se seca la pintura. Es por eso que es esencial usar una pintura de secado lento. 

Algunos consejos adicionales



  • Usa una espátula rígida para el trabajo de raspado y una espátula flexible para el enmasillado. 
  • Usa ropa de protección y anteojos de seguridad cuando trabajes con TSP. Es un limpiador muy fuerte que puede causar irritación y ardor en la piel. Enjuaga a fondo todas las áreas que entren en contacto con el TSP. 
  • Usa una mascarilla al lijar y raspar la madera. La madera vieja en especial, puede contener plomo y esto es muy peligroso para tu salud

Entrada destacada

Cómo tratar el acné con aceite de coco

Licencia Creative Commons