21 abril, 2017

Cómo preparar un plan familiar para escapar de un incendio

La prevención es importante para mantener segura a tu familia en el caso de un incendio.
Estos son algunos consejos que te ayudarán a preparar un plan familiar para escapar de un incendio.
cc-by-nc-2.0 - fuente

Preparar el plan


  1. Ubica todas las posibles rutas de escape que haya en tu casa. Reúne a toda la familia y recorre la casa para encontrar todas las maneras posibles de salir de tu vivienda. No debes considerar sólo las salidas obvias, como la puerta del frente y la trasera, sino que también tienes que tomar en cuenta todas las ventanas del primer piso, puertas del estacionamiento, o cualquier otro método seguro de escape. Trata de encontrar al menos dos maneras de salir de cada habitación. 
    • Dibuja un plano de tu casa piso por piso y marca las salidas, esto te puede ayudar a recordar exactamente qué hacer en caso de incendio. 
    • Tienes que encontrar una manera de escapar de todas las habitaciones del primer piso al igual que de las habitaciones de la planta baja.
  2. Practica tu plan de escape al menos dos veces al año. Cada seis meses, haz planes para que tu familia practique su plan de escape. Cuando ensayen, pueden fingir que el fuego está en diferentes partes de la casa, así podrán practicar las rutas varias veces y conocer qué caminos alternativos pueden tomar para minimizar la exposición al humo y al fuego. También puedes practicar despertar a tu familia para que salgan de la casa, por si la alarma suena durante la noche.
    • Escribe y dibuja tu plan de escape para que todos los miembros de tu familia sepan exactamente qué hacer. 
    • Practicar el plan a oscuras, o hasta con los ojos cerrados, puede ayudar a que toda la familia se sienta cómoda con su entorno en caso que no puedan ver a causa del humo cuando realmente deban escapar. 
  3. Practica tomar varias precauciones de seguridad durante el escape. Hay varias cosas que deberías saber cómo hacer al practicar tu plan de escape para minimizar las posibilidades de estar expuesto al humo tóxico. Estas son algunas medidas que deberías tomar: 
    • Practica gatear para evitar que se te meta el humo en los ojos. 
    • Practica detenerte, tirarte al piso y rodar para apagar tu ropa si comienza a quemarse. 
    • Practica tocar una puerta con el dorso de la mano para saber si hay fuego del otro lado. Si la puerta está caliente, aléjate. 
    • Practica encerrarte y sellar una habitación de tu casa si no puedes escapar. Si no tienes manera de salir, entonces debes cerrar todas las puertas que se encuentren entre el fuego y tú y sellar con cinta canela o con toallas todas las grietas. También debes llamar a emergencias, por supuesto. Además practica mover una linterna o tela de color por la ventana, para que los bomberos sepan adónde estás.
  4. Practica cómo usar una escalera para escapar. Tienes que estar preparado y tener algunas escaleras de escape que puedes acomodar cerca de las ventanas, para tener otra ruta de escape. Aprende a usarlas en tu plan de escape, así estarás preparado para utilizarlas en caso de una emergencia. Tienes que aprender a usarlas desde las ventanas del primero y del segundo piso, si no hay otra forma de escape aparte de esas ventanas. Debes mantener la escalera cerca de las ventanas, en un lugar que sea fácil de alcanzar.
  5. Elige un lugar de reunión que esté a una distancia segura de tu casa. Una vez que un miembro de la familia logre salir de la casa, debe correr al lugar de reunión que se encuentra a una distancia segura de casa aunque no muy lejos, como el jardín delantero de tu vecino, tu buzón, o un poste de luz. Todos deben encontrarse en este punto una vez que hayan escapado, así sabrás que todos salieron a salvo cuando cuentes quiénes llegaron. 
    • El lugar de reunión debe estar marcado en tu plan de escape. 
  6. Haz que tus hijos se sientan cómodos con el plan de escape. Tus hijos no deben atemorizarse con el fuego y tienen que ver la práctica como un ensayo, no como una razón para tener miedo. Practicar el escape con tus hijos los ayudará a ver que el fuego es una herramienta, no un juguete, y les enseñará a respetarlo; así será menos posible que jueguen con fuego. 
    • Asegúrate de que tus hijos practiquen las rutas de escape con un adulto y que no intenten nada peligroso, como escapar por una ventana del segundo piso. 
    • Asegúrate también de que los adultos acompañen a los niños durante el plan de escape, para que no estén solos.
  7. Comprueba que tu casa tenga seguridad contra incendios. Revisa si tienes sensores de humo en todas las habitaciones y asegúrate que todas las puertas y ventanas abran con facilidad. Tu casa tiene que estar preparada para reconocer el humo, y tus puertas y ventanas deben abrirse con facilidad si quieres poder escapar lo más rápido posible. También asegúrate que el número de tu casa sea visible desde la calle, así los bomberos podrán encontrarla rápidamente si es necesario. 
    • Si tus puertas o ventanas tienen barras de seguridad, deben tener un desbloqueo automático de emergencia para que se puedan abrir de inmediato desde adentro.

Entrada destacada

Cómo tratar el acné con aceite de coco

Licencia Creative Commons