01 mayo, 2017

Evitar la ira

La ira te consume el interior y puede arruinarte la vida lentamente. Aunque la ira es una emoción natural y, en ocasiones, una respuesta saludable, es peligroso aferrarse a ella. Tienes que aprender a dejarla de lado por tu propio bien. Precisamente, aquí te ofrecemos algunos consejos sobre cómo hacerlo.
Evitar la ira
Fuente . cc-by-sa-2.0

Prepara tu mente


  1. Entiende la ira. Cuando la contienes durante un período de tiempo prolongado, se vuelve una emoción que perjudica a la persona que la experimenta más de lo que afecta a la persona o personas a quienes va dirigida. A menudo, la ira se produce cuando alguien quiere evitar sentirse herido por una situación, pero puede terminar dañándolo aún más.
    • La ira puede afectar tu salud emocional, mental, espiritual y física si la contienes por mucho tiempo.Con el tiempo, sentir ira o rabia hacia una persona puede volverte menos dispuesto a aceptar a los demás en tu vida, especialmente si la persona en cuestión alguna vez significó mucho para ti. 
    • La ira puede abrir una brecha entre tú y otras personas, así como con tu fe. Hasta puede causar que te vuelques en tu interior y en contra de ti. 
    • A nivel físico, la ira puede causar problemas con la presión arterial alta u otros aspectos del sistema circulatorio.
  2. Identifica la raíz de la ira. Averigua qué te hace sentir herido, en concreto. Una vez que identifiques la pérdida o el problema de fondo puedes empezar a hacerle frente para dejarla de lado. 
    • Por ejemplo, si tu cónyuge te es infiel o te deja, es comprensible sentirse enojado. La sensación de pérdida que sientes proviene del hecho de dejar de sentirte amado, apreciado o respetado. 
    • Otro ejemplo. Si te sientes enojado después de la traición de un amigo, la pérdida te conducirá a la tristeza; la ira se originará debido a la pérdida de amistad y camaradería. Cuanto más importante sea para ti la noción de amistad, mayor será la pérdida y el enfado que experimentarás.
  3. Permite sentirte afligido. Ya que la ira es una máscara para ocultar el dolor, quítate la máscara cuando te encuentres a solas y sé libre de sentirte afligido por el dolor o pérdida, sin sentirte culpable o débil al hacerlo. 
    • Negar tu dolor no significa tener fuerza, a pesar de que muchas personas crean erróneamente que el dolor es un signo de debilidad. Cuando algo que te perturba pase, no tiene sentido negar el dolor que esa situación trae. El dolor no desaparecerá solo porque te niegues a reconocerlo. En todo caso, se quedará más tiempo, reprimido en tu interior. 
    • En lugar de decir: "Estoy bien", admite que te duele. A largo plazo, este reconocimiento te ayudará a liberar el dolor y la ira con más eficacia que la negación. 
  4. Reemplaza el resentimiento por la compasión. Otra manera de expresarlo sería poniéndote en los zapatos de la otra persona. Toma en cuenta las razones que el infractor puede haber tenido para actuar de manera hiriente. Nunca podrás entender completamente las motivaciones de los demás, ni podrás estar de acuerdo con ellos al identificarlos, pero es más fácil dejar de lado la ira después de pensarlo mejor. 
    • La gente rara vez daña a los demás sin perjudicarse a sí mismos. La negatividad se extiende como una enfermedad, y si la negatividad de alguien te pilla, las probabilidades indican que esa persona también la obtuvo de alguien más. 
  5. Perdona. No significa que tengas que tolerar, respetar, o excusar las maldades que provocaron tu enojo. En este sentido, el perdón solo significa tomar una decisión consciente de dejar de lado tu rencor y deseo de venganza hacia la persona que se equivocó. 
    • Comprende que perdonar a alguien no hará que la otra parte cambie su comportamiento. El propósito del perdón es limpiarte de la ira y el resentimiento que guardas dentro de ti. El perdón te beneficia y es una necesidad interna, no externa. 
    • El perdón puede ayudar a construir relaciones más sanas; alcanzar un mayor nivel de bienestar espiritual y psicológico; reducir el estrés y la ansiedad; disminuir la presión arterial; tener menos síntomas de depresión y reducir el riesgo de abuso de alcohol o sustancias.
  6. Busca el lado bueno. Encuentra los aspectos positivos de las cosas malas que te suceden. Aunque una situación que te cause ira pueda ser abrumadoramente negativa, puede haber ciertos elementos positivos o efectos secundarios que resulten beneficiosos para ti. Identifícalos y aférrate a ellos para que te ayuden a encarar las circunstancias. 
    • Examina todas las formas en que el dolor te ha ayudado a crecer como persona, en particular. Si no funciona, analiza si tu dolor te ha puesto en un nuevo camino que conduce a cosas buenas que puedes no haber experimentado si te hubieses perdido ese camino por completo. 
    • Si no puedes ver el bien producido a partir de una situación dolorosa, observa las cosas positivas en tu vida y aquellas que te hagan sentir agradecido. 
  7. Escribe una carta o un diario. Si tienes un diario, escribe sobre tu enojo, con la frecuencia necesaria que te ayude a liberarte. Si no tienes un diario, puedes escribir una carta airada a la persona que provocó tu enojo para librarte de tus sentimientos. Sin embargo, nunca envíes la carta. 
    • Usualmente, enviar una carta es mala idea. Hasta la frase más cortés puede ser tomada de mala manera por la otra persona, especialmente si él o ella sufre de baja autoestima o tiene otro dolor personal. 
    • Sería ideal que escribas la carta, la leas en voz alta y la rompas o grabes como una forma de liberación simbólica.
  8. Grita. Hay momentos en los que una persona se siente tan enojada que siente el deseo de gritar. Si te enfrentas a este tipo de rabia en este momento, haz una pausa en la lectura y ponte a gritar en una almohada. Gritar te ofrece una liberación física. La mente y el cuerpo están conectados, así que al aliviar físicamente tu ira podrás apaciguar tus emociones interiores. 
    • Como precaución, asegúrate de amortiguar el sonido de tu grito con la almohada, para que tu vecino no se asuste.
  9. Haz ejercicio. Al igual que con los gritos, el ejercicio te proporcionará una liberación física para la ira. Si no eres fanático del ejercicio, puedes empezar poco a poco, saliendo a caminar. 
    • Funciona mejor cuando te las arreglas para elegir una forma de ejercicio que disfrutes. Sal a caminar en un pintoresco parque, date un refrescante chapuzón en la piscina o encesta algunas canastas.
  10. Reemplaza los pensamientos negativos por positivos. Cuando un recuerdo ligado a tu antigua ira comienza a resurgir, reemplaza rápidamente ese pensamiento con algo positivo, para evitar que tu estado de ánimo vuelva a hundirse. 
    • Puedes recordar un recuerdo positivo y mirar hacia adelante con el pensamiento de que algo positivo está por venir, o dale cabida a tu imaginación soñando despierto. 
    • Sin embargo, como regla general, es posible que quieras evitar pensar en las cosas que involucren a alguien que te hizo daño, aun si estos pensamientos son positivos. Recordar cómo las cosas buenas se arruinaron podrían intensificar el dolor que sientes y, como resultado, tu ira se incrementará.
  11. Metafóricamente, tira todo a la basura. Si hay una gran cantidad de detalles que se relacionen a una determinada situación que te molesta, puedes encontrar algo simbólico que represente los componentes de tu ira, antes de deshacerte de estos elementos simbólicos. 
    • Puedes recoger piedras al lado del río, y echarlas al agua después de haberle asignado un componente de tu ira a cada una. 
    • Asimismo, puedes comprar un paquete de pelotas de tenis y etiquetar a cada una con un componente de tu ira. Arrójalas tan lejos como puedas, en tu patio trasero o en una pista de tenis, y recógelas cuando termines.
  12.  Encuentra un pasatiempo que te guste. Es posible que te deshagas de una emoción negativa como la ira, teniendo una distracción positiva a la que te puedas dedicar. 
    • Si todavía no tienes un pasatiempo, puedes probar algunos. Toma una clase de pintura, cocina, teje, o dedícate a cualquier otro pasatiempo que te llame la atención.

Entrada destacada

Cómo tratar el acné con aceite de coco

Licencia Creative Commons